elcafeperverso.wordpress.com
Al calor del rojo sol del amanecer ella recordaba las caricias enredadas de sus dedos sobre la piel. Ni siquiera este sol tenue y rojizo podía proporcionarle tanto calor como el que le regalaron sus brazos esa noche
Visita la entrada para saber más