elcafeperverso.wordpress.com
La espera amenizada con la lectura no dispersa el deseo de la llegada de su siervo. Un ligero alzar los ojos y una invitación clara del lugar en donde debe comenzar a prestar sus servicios. La orden es precisa: -¡Apresúrate! Hace días que te espero-
Visita la entrada para saber más