elcafeperverso.wordpress.com
Nos enredamos como un ovillo, entrelazando las hebras, haciendo nudos de placer que ya no supimos desenredar