elcafeperverso.wordpress.com
Una mujer me habló de una que le llegaba hasta el ombligo. No tuve la oportunidad de que me diera más información. Pero no era la mía, seguro. Ella todavía no la había visto