elcafeperverso.wordpress.com
Y ahora, mientras distraída, juegas a pasear un dedo sobre tu piel, con tibias caricias que cosquillean sobre tu deseo, piensa que yo, desde aquí, me acarició pensando en hundir mi lengua entre tú sexo y volverte loca de placer