elcafeperverso.wordpress.com
Una velada en la que el traje y la corbata se hacen necesarios crea unas reglas de juego diferentes en las que protocolos y etiquetas son naipes de una baraja marcada. No es un juego mejor ni peor que otros. Solo distinto. Y eso es lo que lo hace apetecible