elcafeperverso.wordpress.com
Cuando el deseo enciende la llama y las barreras se derriten, volverá a derramarse el placer sobre nuestra piel