elcafeperverso.wordpress.com
Nunca te pegué. Aunque me lo suplicaras. Mis castigos eran más perversos
Visita la entrada para saber más