elcafeperverso.wordpress.com
Y nunca volvimos a ver una silla de madera con la misma anodina mirada
Visita la entrada para saber más