elcafeperverso.wordpress.com
Cuando apareciste con aquellas pinzas para la ropa, me pregunté qué colaa habíamos dejado a medio tender