elbosquesilencioso.com
Entre nosotros (III)
III Un día decidí abandonar mi reclusión montaraz. Nunca he tenido vocación de ermitaño. Era de noche y había encendido el fuego de la chimenea. Fuera soplaba un viento helado. La Navidad estaba ce…