elblogdeljoseluisbarrera.com
Un día para olvidar pero que no se puede olvidar
Subiste al autobús agotado. En ese tiempo aún eras librero y creo que te gustaba. En la radio, un locutor leía las noticias, haciendo énfasis en la liquidación de miles de médicos y enfermeras pert…