el-canto-de-antonietta.com
Cap_16 Y por fin danzamos!! - El Canto de Antoñetta
En el momento que un golpe seco dejó sin luz el ascensor, note como el corazón tomaba carrerilla. Ese paso atrás hizo que tus dedos tropezaran con el borde mi falda de tubo negra. Se aferraron a ella como el bebe a su teta materna y comenzaron a trepar por la envergadura de mis muslos. Iniciaron el juego con el encaje de mi tanga mientras yo saboreaba los efluvios del deseo en tu cuello, mordiendo y arañando como el depredador que por fin dio caza a su presa