el-canto-de-antonietta.com
Sigilosa bailarina - El Canto de Antoñetta
Todos los días hacia el mismo recorrido . A través de las sendas de aquellos tiernos campos de cereal, Anabel pedaleaba hasta encontrar la sombra mas acogedora en todo aquel bello paisaje. Reposaba la burra sobre el tronco y dejaba que las sedosa flores de aquel almendro apaciguasen el agotamiento de su manillar. Mientras su compañera de andanzas dormitaba sobre el caucho de sus ruedas , Anabel bajaba sigilosa hasta la orilla del arroyo …