el-canto-de-antonietta.com
Dakari, el nombre de la Felicidad - El Canto de Antoñetta
Y le miraba con los ojos llenos de lagrimas, de alegría, la profunda alegría de tenerlo entre sus brazos . Aunque en el fondo de su alma existiese un resquicio de resentimiento por ser el fruto de la brutalidad más mezquina , de la sinrazón de un hombre adherido a su familia por mera necesidad. Kenia no podía olvidar el monstruoso momento en el que este niño fue engendrado, como tampoco podía obviar los esfuerzos …