efimera.co
Una noche en el Paradiso
CINCO En cuanto pudo, David se escabulló de la barra. El saxofonista se acercó sonriente y pidió unas copas para un ligue. Los músicos podían beber cuanto quisiesen, pero no podían invitar a nadie.…