efacico.com
Control de armas, también son nuestras vidas
por Peniley Ramírez Emma González respiraba agitada desde el podio de la Marcha por Nuestras Vidas, en Washington. En su mejilla corría una lágrima. Esperaba, en silencio, los seis minutos y 20 seg…