edublancast.wordpress.com
Segunda carta
Tallaste la piedra sin saberlo. Ligeramente tratas de moldear todo a tu ilusión, caprichos de un adolescente inagotable, finalmente frustrado porque no se sale con la suya. A pesar de todo el harta…