donovanrocester.com
Manos sucias
Yo era la mano limpia y tú la sucia. Éramos adictas a los aplausos. Tú perdías mugre y yo me llenaba de ella. Quedaste un poco más limpia, y llegaste a echar de menos la suciedad que …