donovanrocester.com
El dios de la arena
Originalmente publicado en: La poesía no muerde I Recuerdo claramente sus palabras: “Me has adorado como ningún otro, te bendigo hijo mío”. ¡Y ocurrió! Aparecí en un desierto sin noches, de soles c…