disfrutamiruta.com
ISLA DE HVAR, ¡UN DÍA PERFECTO!
Eran las 4 de la mañana cuando el estridente ruido del despertador hizo que Mónica y yo saltáramos de la cama. No había tiempo para perezas, debíamos tomar el primer autobús de la mañana hacia el a…