diazvillanueva.com
¿Por qué África es (tan) pobre? - Fernando Díaz Villanueva
Hace poco más de sesenta años, en marzo de 1957, Kwame Nkrumah proclamó la independencia de la Costa de Oro británica, que a partir de aquel momento pasó a llamarse Ghana. Nkrumah era un tipo peculiar. Formado en universidades británicas y estadounidenses, estaba convencido de dos cosas. La primera que sólo la independencia permitiría a los pueblos africanos a superar su atraso secular. La segunda que para conseguirlo el vehículo idóneo era una suerte de socialismo africano que dio en llamar conciencismo. Nada más llegar al poder adoptó el título de «Osagyefo» (el redentor), le cambió el nombre al país por el de Ghana, que en lengua akán significa «rey guerrero», y se aseguró un poder absoluto. Nkrumah era un charlatán devorado por el narcisismo. A pesar de que no se entendía ni con la mitad de sus conciudadanos, que hablaban dialectos diferentes al de su etnia natal, creía que todo el continente africano debía unirse bajo una sola bandera. Esto, claro está, lo defendía en inglés, la lengua de los colonizadores. En Occidente Nkrumah era muy popular. Reyes y presidentes le agasajaban en recepciones y se disputaban su compañía. No podía ser menos con un hombre tan carismático que [...]