diazvillanueva.com
Para bancarrotas, las de los Austrias - Fernando Díaz Villanueva
Los monarcas de la casa Habsburgo fueron los peores gobernantes que jamás haya tenido España en su larga historia. Y no sólo por sus desaciertos políticos, sus nocivos intereses dinásticos y su obsesión por convertir a nuestro pequeño país en espada de Roma y martillo de todos los herejes del orbe. Los Austrias, que así es como han pasado a la historia –como si quisiésemos desplazar la responsabilidad de sus dislates a orillas del Danubio–, fueron nuestra peor pesadilla económica y la causa de que el país aún ande renqueando medio cojo trescientos años después de que el último de la saga pasase a mejor vida. La dinastía terminó con un Carlos y empezó con otro, los dos mandibulones, contrahechos y feos como diablos. El debut corrió a cargo de Carlos I, holandés de nacimiento y alemán de vocación que, aunque se decía muy enamorado de España, hizo todo lo posible para hundirla en la miseria. Se metió en todas las guerras que pudo, se compró la corona del Sacro Imperio con el dinero que extrajo de las ciudades castellanas y dejó la hacienda hecha unos zorros; la hacienda castellana, se entiende, que fue quien soportó los delirios imperiales de [...]