diazvillanueva.com
Ni riqueza, ni empleo, ni aviones - Fernando Díaz Villanueva
En marzo del año pasado, tres meses antes de que presentase la suspensión de pagos, el presidente de la Junta de Castilla-La Mancha, José María Barreda, se descolgaba asegurando que el recién construido aeropuerto de Ciudad Real, el llamado aeropuerto Central, iba “a despegar” más pronto que tarde. El optimismo no se quedaba ahí. Barreda aseguraba convencido de que el aeródromo ciudadrealeño tenía un «potencial enorme y que hasta ahora no se ha podido desarrollar, entre otras cosas porque ni si quiera se ha concluido por completo». El hecho es que, para marzo de 2010, fecha en que fueron hechas estas declaraciones, el aeropuerto de la ciudad manchega estaba ya terminado y llevaba operando más de un año. El primer vuelo comercial fue el 20 de diciembre de 2008 después de una inauguración abortada dos meses antes. El aeropuerto, el primero privado de España para grandes aeronaves, iba a ser la puerta de La Mancha al mundo y una económica –pero lejana– ¬alternativa al congestionado Barajas. La distancia entre ambos, por carretera es de unos 235 kilómetros, que, por la A-4, se recorren en unas tres horas. Demasiado alejado para competir. Los que idearon el aeropuerto, un grupo de empresarios [...]