diazvillanueva.com
La dictadura del funcionariado - Fernando Díaz Villanueva
Se quejaban amargamente el otro día varios colectivos de funcionarios de que, durante el Debate a Cuatro, apenas se habló de los empleados públicos. De ellos tal vez no se habló, pero sí de cómo conseguir que sigan cobrando puntualmente el sueldo el último día de cada mes. La estrella del debate fue, como ya era previsible, el fraude fiscal, que a todos preocupa y que, según cálculos de unos y de otros, alcanza tan dantescas proporciones que de ponérsele coto los problemas de tesorería del Estado se resolverían en el acto. Sería, en cierto modo, como encontrar repentinamente una faja petrolífera en La Alcarria. Un espectador extranjero ante la insistencia enfermiza de nuestros políticos con el fraude pensaría que nadie paga impuestos en España. Pero no es así. El fraude aquí es equiparable al de otros países de Europa y una buena parte del mismo es directamente imposible de regularizar. Defraudar a Hacienda es, por ejemplo, sacarse unos eurillos dando clases particulares por horas. Si se intentase fiscalizar esa actividad por medios que prefiero no imaginar, todo lo que sucedería es que las clases en cuestión dejarían de impartirse. No compensaría, el profesor ocasional se quedaría en su casa [...]