diazvillanueva.com
La caravana como arma política - Fernando Díaz Villanueva
Hace poco más de un mes unas siete mil personas partieron de San Pedro Sula, en la costa atlántica de Honduras. Días después atravesaron la frontera con Guatemala a la altura de Esquipulas. Pudieron hacerlo sin problemas ya que entre estos dos países existe un acuerdo de libre circulación de personas. Una vez en Guatemala pasaron por la capital y continuaron camino hacia México. El Gobierno guatemalteco quería quitarse cuanto antes el problema de encima y puso facilidades para agilizar el tránsito. El problema estaba en la frontera guatemalteco-mexicana de Tecún Umán con Ciudad Hidalgo, dos ciudades separadas por el río Suchiate que conforma el límite entre ambos países. Aunque la policía federal mexicana se apostó en el puesto fronterizo fue inútil su esfuerzo. La marea humana les desbordó por los costados atravesando el río y penetrando en el Estado de Chiapas, el más meridional del país. La caravana prosiguió su curso hacia la frontera con EEUU, situada a más de dos mil kilómetros, pero esa no la cruzarán tan fácilmente. Que los hondureños emigren a EEUU no es algo infrecuente. Todo lo contrario. Se estima que hay casi un millón de ellos residiendo allí, la mitad aproximadamente de manera [...]