diazvillanueva.com
Europa, año cero - Fernando Díaz Villanueva
Durante las dos campañas electorales francesas de esta primavera aconteció algo que no sucedía en Europa desde hace mucho tiempo: la bandera azul de las doce estrellas volvió a verse en los mítines. No era algo oficial, colocado ahí por un funcionario para cumplir un reglamento de banderas, sino fruto de la espontaneidad. Muchos de los seguidores de Macron se parapetaron tras la desacreditada enseña europea como queriendo conjurar con ella los fantasmas que aleteaban amenazadores por encima de Francia. Buscando algo con lo que contrarrestar la profusión de tricolores se envolvieron en la bandera más caricaturizada de los últimos años. La Unión Europea no levanta cabeza desde el crack financiero de 2008. Ya antes, con motivo del coitus interruptus constitucional de 2005, había dado un aviso, pero fue a raíz de la gran recesión cuando todas las costuras del traje europeo saltaron dejando a la vista sus miserias y carencias. Luego vinieron las turbulencias y después la crisis de fe en el proyecto europeo. Por eso choca tanto ver hoy a alguien ondear la bandera estrellada por propia voluntad. Macron, un candidato de diseño, último tren de la Europa de Maastricht antes del colapso, recogió el guante y desde [...]