diazvillanueva.com
Escraches de ida y vuelta - Fernando Díaz Villanueva
De «jarabe democrático de los de abajo» a «delito de incitación al odio», o lo que va de no mandar y querer hacerlo a mandar y no querer irse. Esto de los escraches, que tuvo su momento álgido en 2013 cuando los podemitas en jefe empezaron a salir por la tele, ya casi se nos había olvidado. Pero haberlos los hubo, y buena cola que trajeron en su momento. Creo que no quedó ni uno solo de los capos del PP que no fuese convenientemente escrachado. En Madrid lo sufrió en carne propia hasta la vicepresidenta. En principio me hubiese alegrado porque a Soraya no puedo verla ni en pintura, pero no lo hice, es más, recuerdo haber criticado este escrache por televisión y, desde luego, por la radio. El problema del escrache sorayí fue que no era una protesta propiamente dicha, sino acoso personal en la puerta de su casa. Y, si bien, estoy a favor de que a los políticos les soltemos cuatro frescas cuando nos los encontremos por la calle, no lo estoy en absoluto a que haya que perseguirlos hasta su domicilio. El hogar y todo lo que él contiene es lo más sagrado que tenemos. [...]