diazvillanueva.com
El sordo que no quiere oír - Fernando Díaz Villanueva
Se celebró el consejo de ministros el viernes pasado en Barcelona. Los CDR la armaron en la medida de sus posibilidades, que, a la vista de lo sucedido, no son muchas. Torra puso cara de asco y el Gobierno se deshizo en regalos y buenas formas. Nada que no fuese previsible y, a la vez, perfectamente inútil. La situación es la que es y por mucho que Sánchez pretenda dialogar ofreciendo chucherías, en el otro lado lo quieren todo y lo quieren ya, pero no se atreven a dar el paso. Y, como no quieren terminar entre rejas como el anterior Gobierno autonómico, procuran mantener el conflicto encendido todo el tiempo que haga falta o, al menos, mientras la paciencia de sus incondicionales aguante. Algunos en Moncloa lo intuyen, pero es eso o convocar elecciones. Se han metido ellos solos en la ratonera.