diazvillanueva.com
El fin del efecto Macron - Fernando Díaz Villanueva
El presidente francés Emmanuel Macron está bajo mínimos en los sondeos de popularidad. En el último, que vio la luz la pasada semana justo antes de las festividades navideñas, sólo un 27% de los encuestados aprueban su gestión. Su primer ministro, Édouard Philippe, tampoco sale mejor parado: el 69% le desautorizan. Macron pierde atracción entre todas las posturas políticas. La izquierda directamente le aborrece. Algo similar sucede con los afines de la Agrupación Nacional, que es como se llama ahora el Frente Nacional de Le Pen. Pero lo más significativo es que sus propios votantes no le valoran demasiado y muchos confiesan arrepentirse de haberle votado. A esta hecatombe no es ajena la llamada revolución de los chalecos amarillos, que empezó hace más de un mes y que no se ha detenido.