diazvillanueva.com
Arabia nuclear - Fernando Díaz Villanueva
Han pasado ya más de tres meses desde que Jamal Khashoggi fue asesinado y descuartizado en el consulado saudí de Estambul y nada ha cambiado en las relaciones entre Estados Unidos y Riyad. Donald Trump se limitó a condenarlo con la boca pequeña en su momento y el asunto ha tratado de olvidarse. ¿Khashoggi?, ¿quién es Khashoggi?, preguntan muchos haciéndose los tontos en la Casa Blanca y sus aledaños. La CIA y el departamento de Estado están convencidos de que la orden de liquidar al incómodo colaborador del Washington Post partió del príncipe heredero Bin Salman, pero un silencio espeso reina por doquier. De tratarse de otro país estarían exigiendo responsabilidades. Tal vez el embajador en la ONU lo hubiese llevado al pleno, quizá al Consejo de Seguridad. Muchos se cuestionan por qué EEUU no dice está boca es mía y esquiva la cuestión siempre que puede. Quizá la respuesta habría que buscarla en un suculento negocio estimado en 80.000 millones de dólares con el que Mohamed Bin Salman se sabe blindado. Bin Salman es un hombre joven con toda la vida por delante. Acostumbrados a la gerontocracia Saudí, sorprende encontrar a un tipo de sólo 35 años en plenitud [...]