diazvillanueva.com
A Maduro le llegó su San Martín - Fernando Díaz Villanueva
Nicolás Maduro tiene ante sí el mayor desafío de cuantos se han encontrado en los seis años que lleva en el poder, al que llegó por designación digital directa del difunto Hugo Chávez. Han sido seis años de espanto, todo le ha salido mal, y no por causas ajenas, sino por su culpa. Cuando accedió a la presidencia tras el último viaje de Chávez a La Habana -del que ya no regresaría con vida- el régimen hacía aguas por los cuatro costados. Ya en 2013 Venezuela se encontraba en una situación económica muy delicada. La inflación y el desabastecimiento general daban sus primeros avisos. Chávez dejó la economía venezolana devastada tras trece años de dirigismo soviético, expropiaciones y corrupción a granel. Todos los indicadores estaban en rojo aunque el régimen insistía en que nada pasaba, que las dificultades se debían a una “guerra económica” que la burguesía había declarado a la revolución. Maduro pudo haber reconducido la situación aplicando un severo plan de ajuste y devolviendo la cordura a la enloquecida política económica de su antecesor, pero no estaba ahí para eso. Lo habían puesto los hermanos Castro después de gestionar con calma la sucesión de Chávez durante los meses [...]