diariodeunaflor.com
IGLESIA ABANDONADA
Balada de la gran Guerra Yo tenía un hijo que se llamaba Juan. Yo tenía un hijo. Se perdió por los arcos un viernes de todos los muertos. Le vi jugar en las últimas escaleras de la misa y echaba un…