diariodeunaflor.com
DESDE LA ORILLA
El rostro reclinó. Desde la orilla todo era paz. Olor. Inmensidades. Verdades concedidas al espacio, suavemente oscilando entre las ramas. Aspiró el aire frío que se abría como un sol de papel en l…