diariodeunaflor.com
CASA SIN HOMBRES
Ya en la puerta, viendo que seguía la lluvia, se dejó poner un viejo sombrero de fieltro de José Arcadio Buendía. Aureliano -le dijo entonces Úrsula-, prométeme que si te encuentras por ahí con la …