dialogosconro.com
La imaginación
Había sido un día ordinario. Un día en el que la rutina, una vez más, había impuesto sus propias reglas. La inercia de la costumbre se empeñaba en repetir gestos, palabras y hábitos, ahogando con su tozudez cualquier despunte de fantasía o diversión.