detintasomos.com
Que se aburran los tontos
Mi abuelo materno, hombre de conversación elocuente, tras retirarse de sus actividades médicas, dedicaba las tardes a leer, comer rábanos con limón y sal, beber tequila y fumar una tras otro cigarr…