dessjuest.wordpress.com
El hombre que le daba a los poemas flácidamente, pero con amor propio.
“Querida, tú, para mí, fuiste un puerto en el que cobijarme, tus ojos los faros que me mostraron el camino, tus pechos los amarres donde asegurar mi estancia, tu sexo el lugar ideal para enca…