despertares.org
LA MEJOR HERENCIA
Había una vez… una mujer que subía cada día al autobús para ir al trabajo. Una parada después, un anciano subía al autobús y se sentaba al lado de la ventana. El anciano abría una bolsa y dur…