decharcoencharco.com
EN EL MOMENTO JUSTO… PARA DONAR LOS LIBROS
Y yo que ya tenía todos mis libros preparaditos en bolsas, paso por delante de la Parroquia más cercana, y veo este cartel. ¿Providencia divina? Pues no sé, pero… ¡se acabó el pensar!