daguitorodrigues.com
Atletas Sin Fronteras: Cuatro en Veinte
Me desmoronó en mí. El cuerpo pesó y supo que sería el fin. No podía moverse, brazos y piernas se entrelazaban en movimientos inútiles. Suábamos los dos. Bufaba en mi oreja izquierda. En la derecha…