cuentosdecaracas.com
Detrás de la puerta
Clic. El sonido fue lejano, casi tímido. Lo suficiente para ignorar. Si no se hubiera repetido casi de inmediato. Con un hermanito que lo acompañara. Clic-clic. La pareja fue suficiente para hacerm…