cuentochino.wordpress.com
* mamushkas 5
No pude reaccionar hasta dos minutos después. Mariana seguía sentada en el piso sin decir nada. Flor ya no saltaba, sonreía ampliamente ofreciendo los dientes blanquísimos y los ojos le tintineaban…