cronicasdeunainquilina.com
Mi primer amor en las artes | Crónicas de una inquilina
Mi cama no tiene cabecera, reparé en eso hace dos días cuando quise leer en la noche y me dolió el lomo repesado en la pared, si le pongo una ya no cabe la silla en la que me siento a escribir frente a mi escritorio y prefiero escribir. Mi estudio-habitación está lleno de pinturas que tapizan las p