cronicasdeunainquilina.com
La niña del jornal. | Crónicas de una inquilina
Ella deshila las horas Entre el surco y el algodón Sus manos sangrantes lloran Es una niña, trabaja de sol a sol Su espalda se ha dormido No quiere despertar Sus pies son dos latidos En las brasas de la inequidad Sed y hambre la acompañan El cansancio la habitó Sus ojos dos piedras negras Color de