cronicasdeunainquilina.com
La culateada. | Crónicas de una inquilina
¡Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran imbécil culpa! Así dígase usted ahora frente al espejo si es que algo de decencia le queda para verse la loza frente al volado, usted y sólo usted es culpable de haber elegido con su voto a un genocida que aparte de asesino y violador de mujeres y niñas, le s