cronicasdeunainquilina.com
Buen día para morir. | Crónicas de una inquilina
Buen día para morir pensó mientras abría las persianas de la ventana, afuera el sol comenzaba a asomar. Najah decidió que el penúltimo día del año era propicio para enterrar sus miedos, los fantasmas y temores, la sombra feroz de la sociedad y el puritanismo de su familia condenada a ser conservador