cronicasdeunainquilina.com
Un tango para Juliana. | Crónicas de una inquilina
Esa tarde Juliana regresa a la misma hora, religiosamente después de su trabajo. Estaciona su automóvil en el mismo lugar, se baja y comienza a sacar bolsa tras bolsa que contienen dentro los víveres de la semana. De pronto, un vendaval de tornado le eriza la piel, alguien la abraza fuertemente por