cronicasdeunainquilina.com
El Inquilino Temporal. | Crónicas de una inquilina
Salgo del trabajo y me dirijo al salón de belleza, a darme una recortadita de grama, ya que el pelo lo ando como que es crin de caballo a medio trenzar, llego y hay ocho personas en espera, una de ellas sostiene un revista que tiene en la portada el listón rosado, y la invitación para asistir a un