crissanta.com
El ojo del universo
El cuerpo no responde, el alma se concentra en el dolor. El azul marino —¿o el negro?— la devora, y pides perdón. No hace falta. Yo comprendo y no: las opciones se reducen al extrañe o el destroce,…